¿Qué hace la AIF?

La AIF es una institución abocada a diversos temas que apoya una amplia gama de actividades de desarrollo, entre ellas la educación básica, los servicios esenciales de salud, el agua potable y el saneamiento, la agricultura, el mejoramiento del clima para los negocios, la infraestructura y las reformas institucionales. Estos proyectos preparan el camino hacia la equidad, el crecimiento económico, la creación de empleo, el aumento de los ingresos y la mejora en las condiciones de vida. Para el período comprendido entre el 1 de julio de 2014 y el 30 de junio de 2017 (AIF-17), las operaciones de la AIF se enfocan especialmente en cuatro áreas temáticas: cambio climático, países frágiles y afectados por conflictos, igualdad de género, y crecimiento inclusivo.

Se prevé que el financiamiento de la AIF-17 permita proporcionar, entre otras cosas, electricidad para una población estimada entre 15 millones y 20 millones de habitantes, vacunas que salvan vidas para 200 millones de niños, préstamos de microfinanciamiento para más de 1 millón de mujeres y servicios esenciales de salud para 65 millones de personas. Unos 32 millones de personas se beneficiarán con el acceso a agua potable, y otros 5,6 millones, con mejores instalaciones de saneamiento.

Muchos de los problemas que enfrentan los países en desarrollo no respetan fronteras. A través de su apoyo, la AIF aborda temas de seguridad, medio ambiente y salud e impide que estas amenazas se conviertan en problemáticas globales.

Para los asociados contribuyentes, la AIF ofrece un canal eficiente a través del cual orientar la asistencia para el desarrollo hacia los países más pobres. Debido a que las contribuciones de los donantes se combinan con los reembolsos de los países receptores anteriores y actuales, la Asociación brinda una fuente significativa y estable de fondos en la que los países prestatarios pueden confiar a la hora de financiar sus prioridades de desarrollo.

La AIF es un asociado clave también en situaciones de crisis y emergencia en virtud de herramientas tales como el Mecanismo de Respuesta a las Crisis. Mediante este mecanismo se prestó apoyo a países que atravesaban crisis severas, como Haití tras el sismo de 2010, los países de África occidental afectados por el brote de ébola y Nepal luego del terremoto de 2015. Desde su creación durante la AIF16, este mecanismo ha otorgado USD 1800 millones para responder a las crisis y emergencias desatadas en 18 países que reciben financiamiento de la AIF en cinco regiones. Estos fondos se aportaron como complemento de las asignaciones ordinarias de la Asociación a los países.

La labor operacional de la AIF se complementa con estudios analíticos que apoyan el diseño de políticas dirigidas a reducir la pobreza. Además, la AIF asesora a los Gobiernos sobre formas de ampliar la base del crecimiento económico y proteger a la población pobre contra las crisis.

También coordina la asistencia de otros donantes para proporcionar alivio a los países pobres que no pueden afrontar la carga del servicio de su deuda. En este sentido, ha desarrollado un sistema para asignar donaciones en función del riesgo que experimentan las naciones de verse agobiadas por el endeudamiento, con el objetivo de ayudarlas a garantizar la sostenibilidad de la deuda.

La AIF concede un valor especial al impacto sobre el desarrollo y es considerada una plataforma transparente y económica para alcanzar resultados. (Véase más información sobre la medición de los resultados más adelante). Por ejemplo, entre los ejercicios económicos de 2011 y 2017, se utilizaron fondos de la AIF para vacunar a 255 millones de niños, brindar acceso a un mejor suministro de agua a 72 millones de personas, y contratar o capacitar a más de 8 millones de docentes.

Para obtener más información sobre las operaciones de la AIF y leer las opiniones de donantes y otros acerca del trabajo de la Asociación, visite los siguientes sitios: www.bancomundial.org/aif, www.facebook.com/ida.wbg y www.youtube.com/worldbank.