fbpx ¿Por qué la AIF? | Asociación Internacional de Fomento (AIF) - Banco Mundial | Asociación Internacional de Fomento (AIF) - Banco Mundial

¿Por qué es importante la AIF?

La Asociación Internacional de Fomento (AIF) es la mayor fuente de financiamiento en condiciones concesionarias para los 75 países más pobres del mundo, de los cuales 39 se encuentran en África. Estos recursos generan cambios positivos para los 1300 millones de personas que viven en los países clientes de la AIF.

Con la ratificación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2015 y un acuerdohistórico celebrado en Addis Abeba sobre nuevas formas de movilizar el financiamiento necesario para los ODS, el mundo tiene ante sí una nueva hoja de ruta para poner fin a la pobreza de aquí a 2030. La AIF está preparada para desempeñar un papel fundamental en esta misión, movilizando billones de dólares en forma de inversiones muy necesarias —de los sectores público y privado, a nivel nacional y mundial— y traduciendo los ODS en acciones encabezadas por los propios países.

Por tratarse de la fuente más grande de financiamiento en condiciones concesionarias, la AIF es reconocida como una institución internacional con un efecto transformador que los donantes nacionales por sí solos no pueden igualar. ¿Por qué es importante?:

  • La AIF ofrece el liderazgo necesario para encarar desafíos de alcance mundial. En actividades tan diversas como brindar apoyo para la resiliencia climática o crear empleos para reintegrar a excombatientes en la sociedad, la AIF alienta a otros a trabajar en temas difíciles para alcanzar el bien común y ayuda a lograr que el mundo sea más seguro.
  • La AIF genera un efecto transformador. Ayuda a los países a formular soluciones que, literalmente, han redefinido el panorama del desarrollo, como sus respuestas agrícolas que cambiaron la historia de millones de personas de Asia meridional cuando se enfrentaban a hambrunas en la década de 1970 o su labor pionera en las esferas de alivio de la deuda o eliminación progresiva de la gasolina con plomo.
  • La AIF hace una apuesta a largo plazo. Los equipos de la Asociación siguen trabajando en los países incluso después del furor inicial, haciendo hincapié en el crecimiento con el paso de los años y la capacidad para garantizar que los resultados sean sostenidos.
  • Cuando otros ignoran a los pobres porque no resultan “rentables”, la AIF logra resultados. Ofrece condiciones dignas y calidad de vida: agua potable, electricidad y baños para cientos de millones de personas pobres.
  • La AIF hace del mundo un lugar mejor para las niñas y las mujeres. Trabaja para revertir la discriminación por sexo facilitando la asistencia de las niñas a la escuela, ayudando a las mujeres a acceder a financiamiento para iniciar un negocio pequeño y, en definitiva, contribuyendo a mejorar las perspectivas de las familias y las comunidades.
  • Al trabajar con el Grupo Banco Mundial, la AIF aplica un enfoque integrado en materia de desarrollo. Ayuda a crear entornos que favorezcan el cambio e inviten al sector privado a poner en marcha las inversiones.
  • La AIF también es un líder mundial en transparencia y se somete a las evaluaciones independientes más estrictas de cualquier organismo internacional. Por ejemplo, en 2018 y en los años anteriores, se ha ubicado en la categoría más alta del Índice de
  • Transparencia de la Ayuda desde que este se publicó por primera vez en 2010, y está posicionada entre los bancos multilaterales de desarrollo mejor calificados.
  • Además, según una evaluación realizada en 2018 por el Centro para el Desarrollo Mundial y Brookings Institution, la AIF es uno de los proveedores de asistencia para el desarrollo de mejor desempeño dentro de la comunidad internacional debido a sus bajos costos administrativos, los flujos de ayuda más predecibles y el gran tamaño de los proyectos en comparación con otros donantes.
  • En una encuesta a encargados de la formulación de políticas de 126 países de ingreso bajo y de ingreso mediano, realizada por AidData en 2017, el Banco Mundial ocupó el segundo puesto entre 56 donantes bilaterales e instituciones multilaterales por su influencia en el establecimiento de temas prioritarios en países en desarrollo. En el informe se afirma que el Banco Mundial “actúa por encima de sus capacidades” en lo que respecta a optimización de los recursos.