Reseña sobre la AIF-18

En respuesta al incremento en las aspiraciones mundiales y la intensificación de los riesgos, el decimoctavo período de reposición de los recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF-18) muestra un cambio de paradigma en el modo en que se moviliza el financiamiento para ayudar a los países clientes de la AIF a lograr sus objetivos de desarrollo. La AIF-18 es la reposición más cuantiosa en los 56 años de historia de la entidad, y anuncia un cambio muy significativo en su marco de políticas y de financiamiento.

En la nueva economía mundial, los clientes de la AIF enfrentan numerosos desafíos complejos e interconectados, que exigen enfoques innovadores sobre el desarrollo. Para abordar estos desafíos, se necesita una nueva AIF, que se apoye en un paquete de políticas y financiamiento transformador y ambicioso. El paquete de la AIF-18 responde a los pedidos del Grupo de los Veinte y de la comunidad internacional, que alientan al Grupo Banco Mundial a innovar y hacer todo lo posible para convertirse en un actor clave en la implementación de la Agenda 2030.

Los participantes de la AIF-18 han acordado una serie de medidas para ayudar a los clientes de la entidad a hacer realidad sus aspiraciones, a saber:

  • Duplicar el apoyo financiero total a los países amenazados por crecientes riesgos de fragilidad o que ya se encuentran en una situación de ese tipo.
  • Incrementar el apoyo a los países de buen desempeño y a los Estados que no se encuentran afectados por fragilidad y conflictos, que continuarán recibiendo el grueso del financiamiento de la AIF (casi el 65 % de los fondos básicos de la entidad).
  • Aumentar significativamente el financiamiento para el programa regional, dado que la demanda de recursos para intensificar la integración regional y ampliar la infraestructura ha superado constantemente la oferta.
  • Crear un nuevo subservicio para refugiados. Esto constituirá una fuente específica de financiamiento para los Gobiernos que reciben refugiados y que tienen dificultades para satisfacer las necesidades de estas personas y de las comunidades que los acogen.
  • Incrementar el financiamiento para promover la resiliencia a través de iniciativas de preparación para las crisis y respuesta frente a ellas. Con este objetivo, se fortalecerá el Servicio de Respuesta a las Crisis, lo que incluye alinear los mecanismos de gestión para responder a las conmociones económicas con los procesos establecidos para hacer frente a los desastres naturales y las emergencias sanitarias.
  • Ampliar los instrumentos disponibles para las actividades de preparación frente a las crisis y de respuesta, con la introducción de la opción de giro diferido ante el riesgo de catástrofe para los países clientes de la AIF. Con esto se busca satisfacer la demanda de mecanismos de financiamiento contingente.
  • Crear el Servicio de Financiamiento para el Sector Privado de la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), que permitirá movilizar más inversiones privadas en los países de la AIF, en especial en Estados frágiles y afectados por conflictos, mediante la colaboración sin precedentes entre la AIF, IFC y MIGA, con el objetivo de ampliar la labor en los mercados más complejos. Incrementar el financiamiento en condiciones no concesionarias disponible para proyectos transformadores, a través del Mecanismo de Ampliación del Financiamiento de la AIF-18, con el que se busca satisfacer la fuerte demanda de los clientes.
  • Brindar apoyo en el proceso de transición de los países graduados de la AIF-18 (Bolivia, Sri Lanka y Viet Nam), que aún presentan niveles significativos de pobreza y vulnerabilidades persistentes, en un momento en que se reduce el financiamiento que reciben del Banco Mundial.

Para obtener más información sobre los mecanismos específicos de la AIF-18 y el proceso de la reposición, visite los siguientes sitios: