MOVILIZACIÓN DEL SECTOR PRIVADO EN LOS PAÍSES CLIENTES DE LA AIF

Los países más pobres del mundo tienen ingentes necesidades de financiamiento para el desarrollo, necesidades que solo pueden satisfacerse cuando los sectores público y privado trabajan juntos.

El Grupo Banco Mundial (GBM) cree que el crecimiento amplio e inclusivo es fundamental para poner fin a la pobreza. Esto no puede suceder sin un sector privado pujante y sostenible. Para lograr los resultados que son importantes para los países más pobres —desde subsanar las deficiencias de infraestructura hasta promover las pequeñas y medianas empresas (pymes) en beneficio de la creación de empleo, desde la ampliación del acceso a los servicios básicos hasta promover la estabilidad en situaciones de fragilidad— es esencial crear un sector privado dinámico que complemente las intervenciones públicas.

La Agenda de Acción de Addis Abeba de 2015 desafió a la comunidad mundial a poner la mira más allá del sector público para catalizar las inversiones por valor de billones de dólares que hacen falta para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Las nuevas fuentes de financiamiento, conocimientos, innovaciones y alianzas están abriendo nuevas oportunidades para los países más pobres. Ayudar a los países a sacar provecho de estas oportunidades y encarar complejos desafíos exige una estrecha colaboración en todo el GBM para hacer participar y movilizar al sector privado en los países clientes de la AIF.

El planteamiento del GBM: Potenciar las sinergias

La Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los países más pobres, se ha venido esforzando por movilizar y maximizar los beneficios de las sinergias de los sectores público y privado de manera más sistemática. Lo hacemos aprovechando el conjunto de fortalezas y ventajas comparativas de la AIF, el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), para permitir a los países clientes de la AIF tener mejor acceso a un conjunto integral de medidas de apoyo y promover una mayor participación del sector privado.


El GBM en acción en los países clientes de la AIF

La colaboración entre la AIF, el BIRF, IFC y MIGA se ha intensificado a lo largo del tiempo y abarca una variedad de actividades a nivel regional, nacional, sectorial y temático. Ello incluye la preparación de marcos conjuntos de alianza con los países, planes conjuntos de ejecución, proyectos conjuntos para inversión, especialmente en materia de infraestructura y el sector financiero, servicios conjuntos de asesoría y actividades conjuntas relativas al clima para la inversión. A partir de julio de 2017, la AIF, IFC y MIGA intensificarán su colaboración a través del SFSP, una nueva iniciativa para catalizar inversiones del sector privado y crear empleos en los países más pobres y más frágiles.

AFGANISTÁN

La AIF, IFC y MIGA han ayudado a transformar un sector de las telecomunicaciones que apenas funcionaba tras décadas de conflicto. A 2015, 20 millones de personas tenían acceso a un teléfono en comparación con la situación existente en 2002, en que solo había 57 000 líneas telefónicas en funcionamiento. El GBM se unió para crear un entorno propicio para el cambio y alentó al sector privado a impulsar las inversiones. La AIF financió la red de transmisión digital, el Banco Mundial e IFC ayudaron al Gobierno a reformar las políticas y los reglamentos necesarios para atraer la inversión privada, y MIGA aportó una garantía contra riesgos no comerciales para respaldar al operador de telefonía móvil.

IFC otorgó un préstamo de USD 65 millones a Roshan, el principal operador de la red de telefonía móvil de Afganistán, para respaldar la puesta en marcha de una red 3G, y llevar sus servicios de Internet a ciudadanos afganos de las 34 provincias. Roshan prevé llegar al 80 % de la población en cinco años y ampliar los servicios de banca móvil para ayudar a las empresas locales a crecer.

BURUNDI

La AIF e IFC prestaron asistencia técnica para reducir en un 10 % el tiempo y el costo del pago de impuestos sobre las empresas; simplificar el régimen tributario de las pymes; ampliar la base imponible y armonizar el régimen de incentivos fiscales con las normas de la Comunidad de África Oriental. Las reformas comprendieron el establecimiento, en 2012, de una oficina centralizadora de trámites para facilitar negocios y la reducción, de 14 a 8 días, del tiempo que requiere el registro de una empresa. Los costos bajaron del 117 % al 18 % del producto interno bruto (PIB) per cápita, y el número anual de empresas registradas se duplicó con creces, y pasó de 700 a 1500 entre 2010 y 2012.

CÔTE D’IVOIRE

El GBM está respaldando los esfuerzos del Gobierno por incrementar la producción de electricidad mediante la reconstrucción de la infraestructura de energía eléctrica para satisfacer la creciente demanda de electricidad. Para ayudar a modernizar la central eléctrica Azito, el Banco Mundial ayudó a establecer el marco reglamentario para invertir en el sector, MIGA proporcionó seguros contra riesgos políticos a inversionistas e IFC organizó un paquete de financiamiento de USD 345 millones aportados por las cinco instituciones financieras europeas para el desarrollo y el Banco de Desarrollo de África Occidental. También proporcionaron fondos propios por valor de USD 125 millones. Con una capacidad de generación de 427 megavatios (MW), la central es una de las centrales termoeléctricas más grandes de la región, y ayuda a aliviar la escasez de electricidad y a generar importantes ahorros para los ciudadanos de Côte d'Ivoire. La central modernizada de Azito producirá 50 % más energía sin utilizar gas adicional y atenderá a más de 2 millones de personas. Estas mejoras son un buen augurio para la región, al convertirse Côte d’Ivoire en un exportador de energía eléctrica para los países vecinos.

GHANA

Para ayudar a aumentar el suministro de energía limpia y asequible en Ghana, el GBM ha otorgado un préstamo del Banco Mundial por valor de USD 200 millones, y una garantía de pago de la AIF por valor de USD 500 millones para el proyecto de gas de Sankofa. IFC proporcionará USD 300 millones en forma de financiamiento para el promotor del proyecto, Vitol Ghana, y MIGA proporcionará garantías contra riesgos para respaldar el endeudamiento en condiciones comerciales de Vitol Ghana. Las garantías cubren inversiones privadas por valor de USD 8000 millones, un factor de movilización de 11 a 1. El proyecto se refiere al 40 % la actual capacidad instalada de generación de Ghana, y reemplazará a los combustibles contaminantes por gas natural más limpio y asequible, que se produce en el país. Ghana podrá reducir las importaciones de petróleo en 12 millones de barriles al año y las emisiones de carbono en alrededor de 8 millones de toneladas en un quinquenio. IFC también ha ayudado a aumentar la capacidad de generación de electricidad de Ghana con financiamiento para una nueva central eléctrica eficiente de gas. Cabrá atribuir a TICO 2 alrededor del 15 % de la producción total de electricidad del país.

KENYA

El GBM ayudó al sector privado y al Gobierno de Kenya a aunar esfuerzos para encontrar la manera de aumentar el tan necesario acceso a la electricidad en un país donde tan solo el 25 % de los ciudadanos tiene acceso a energía eléctrica. Una asociación público-privada novedosa entre el GBM, el Gobierno de Kenya, Kenya Power and Lighting Company (KPLC), inversionistas privados y prestamistas comerciales ha permitido el financiamiento eficaz de tres proyectos independientes de energía eléctrica en Kenya que han contribuido a ampliar la red de electricidad del país. KPLC, la empresa nacional distribuidora de energía eléctrica está ampliando su red para llegar a más de medio millón de nuevos hogares por año. Los proyectos de energía eléctrica de Kenya cuentan con el respaldo de paquetes singulares de garantías parciales contra riesgos respaldadas por la AIF, junto con deuda a largo plazo y garantías contra riesgos políticos de IFC y MIGA.

MYANMAR

En Myanmar, tan solo uno de cada tres hogares tiene acceso a electricidad. Junto con el Gobierno de Japón, el Banco Asiático de Desarrollo y otros asociados, el GBM tiene la firme determinación de ayudar al Gobierno de ese país a incrementar la tasa de electrificación al 50 % para 2020. La atención se centra en aumentar la capacidad de generación mediante un crédito de la AIF de USD 140 millones para ayudar a una central eléctrica de gas natural a duplicar su capacidad de producción y, al mismo tiempo, reducir las emisiones. Para aumentar la eficiencia de la distribución de electricidad, IFC está trabajando con las empresas eléctricas de Yangon y Mandalay para mejorar las operaciones. IFC y la AIF colaboran para apoyar la generación de alrededor de 750 MW en nuevas centrales eléctricas de gas. El proyecto Myingyan es el primer proyecto eléctrico independiente mediante licitación que se realiza en Myanmar. Cuando entre en servicio en 2017, la central eléctrica será la central privada más grande del país, y se prevé que ayudará a reducir el déficit de electricidad al contribuir a mejorar los servicios que se prestan a 1,5 millones de personas. Se espera que el suministro eléctrico confiable en Myanmar cumpla un papel de vital importancia para ayudar a las personas a superar la pobreza, mediante el impulso del empleo y de actividades generadoras de ingresos, y el fomento de una actividad industrial ininterrumpida.

NEPAL

La capacidad hidroeléctrica instalada de Nepal es de menos de 1000 MW, mientras que se estima que su potencial hidroeléctrico financieramente viable es de 43 000 MW. El Gobierno procura agregar 10 000 MW de capacidad de generación en un decenio. El GBM está empeñado en respaldar los esfuerzos de Nepal para aprovechar su potencial hidroeléctrico. Aprobado en julio de 2015, el Proyecto Hidroeléctrico Kabeli-A respaldado por el GBM tiene por objeto agregar capacidad de generación de energía hidroeléctrica para abastecer a la red de la dirección de electricidad de Nepal, a través de inversiones público-privadas. El GBM está prestando apoyo para la central hidroeléctrica del Alto Trishuli, de 216 MW, valiéndose de una variedad de instrumentos de financiamiento y de mitigación de riesgos de IFC, el BIRF y la AIF, y MIGA. Además de satisfacer la demanda interna, una vez ejecutado, el proyecto atraerá la mayor inversión extranjera directa al país. Además, los servicios de asesoría sobre APP de IFC prestan asistencia al Ministerio de Energía de Nepal para identificar proyectos hidroeléctricos en los que es conveniente la participación del sector privado.

PAKISTÁN

La Iniciativa sobre Energía de Pakistán es parte del proyecto transformador de electricidad mucho más grande de Pakistán que se propone cubrir el déficit de electricidad enorme y en aumento de ese país. Con esta iniciativa conjunta, la mayor de su clase, se procura movilizar USD 10 000 millones para respaldar el sector con una combinación de proyectos públicos y privados. El Banco Mundial, IFC y MIGA han colaborado estrechamente para fortalecer el clima general para la inversión, allanando el camino para otros inversionistas en lo que ha sido un clima difícil para la inversión.


ENERGÍA ELÉCTRICA EN ÁFRICA

 

La gran mayoría de los africanos, aproximadamente el 65 %, no tiene acceso a electricidad. El GBM está invirtiendo en proyectos de energía transformadores en toda África para brindar un suministro eléctrico confiable y asequible que contribuya al desarrollo empresarial; cada dólar que se invierte en el suministro de energía eléctrica genera más de USD 15 de PIB incremental. La energía hidroeléctrica es la mayor fuente mundial de energía renovable, y si se encuentran maneras responsables de utilizar el enorme potencial hidroeléctrico de África es posible suministrar electricidad a decenas de millones de personas que hoy viven a oscuras. Se prevé que, para 2030, unos 540 millones de personas obtendrán acceso a electricidad, de los cuales 500 millones se encuentran en África al sur del Sahara. África al sur del Sahara tiene un potencial hidroeléctrico sin explotar de 300 gigavatios (GW), cantidad que sería suficiente para casi cuadruplicar la capacidad total de generación de la región, que llega a 80 GW. En cambio, Europa occidental utiliza alrededor del 85 % de su potencial hidroeléctrico disponible.

La energía solar tiene un potencial enorme como fuente de energía en los mercados emergentes. Al mismo tiempo, el costo de la tecnología solar fotovoltaica ha bajado en forma extraordinaria: la energía solar fotovoltaica ahora puede suministrar electricidad a un costo menor con más certidumbre de precios a largo plazo que la energía eléctrica producida mediante el uso de carbón. Muchos países se han esforzado por crear centrales de energía solar a escala comercial como consecuencia de desafíos que abarcan la capacidad institucional limitada, falta de escala y de competencia, elevados costos de transacción y alto grado de riesgos percibidos. Más Energía Solar es un programa único que ayuda a los países, fundamentalmente de África al sur del Sahara, a atraer inversionistas, así como a llevar a cabo un proceso de selección competitivo para atraer adjudicatarios para construir centrales solares. El programa Más Energía Solar reúne un conjunto de servicios del GBM para ayudar a poner en funcionamiento, en dos años y a tarifas competitivas, los proyectos de energía solar con conexión a la red financiados por el sector privado. Más Energía Solar proporciona asesoramiento, licitaciones sencillas y rápidas, plantillas plenamente elaboradas, financiamiento y seguro competitivos, y gestión de riesgos y mejoramiento del crédito.


Nuevo planteamiento de la AIF respecto del sector privado

Esta colaboración ha rendido sólidos resultados a lo largo de los años, pero se puede hacer más por aumentar la inversión interna privada y atraer y retener la inversión extranjera privada.

  • En muchos países, el sector privado nacional continua siendo informal en gran medida y carece de capacidad institucional, los obstáculos a la entrada de empresas siguen siendo grandes, y persiste la existencia de un “vacío” donde deberían existir pymes fuertes y sostenibles que puedan crecer, generar empleos duraderos e ingresar a mercados de exportación. La falta de financiamiento en moneda nacional también limita la inversión.
  • Al mismo tiempo, es difícil atraer inversores externos e internos a largo plazo que estén dispuestos a integrar alianzas de largo plazo. Estos son esenciales para el logro de inversiones y resultados en términos de desarrollo sostenibles desde los puntos de vista ambiental, social y financiero.
  • La falta de inversiones se hace evidente en la enorme carencia de inversiones en infraestructura, que genera problemas insolubles para los inversores, tanto internos como externos, en otros sectores.
  • Asimismo, no se producen inversiones pioneras en emprendimientos, agroindustrias, inclusión social y otros sectores debido a los riesgos que entraña ser pionero.

Estos desafíos persistentes y complejos, y la promesa de alcanzar los ODS en 2030, exigen que el Grupo del Banco Mundial haga más por reducir los riesgos, crear nuevos mercados, y alentar a los inversionistas a realizar operaciones en países y proyectos no considerados antes.

Trabajando con nuestros asociados en la tarea del desarrollo, y con IFC y MIGA, la AIF ha formulado un planteamiento experimental para movilizar inversiones responsables del sector privado en los países más pobres.

LA AIF PONE EN MARCHA CON CARÁCTER PILOTO EL “SERVICIO DE FINANCIAMIENTO PARA EL SECTOR PRIVADO”

Como parte de la AIF-18, se creó un Servicio de Financiamiento para el Sector Privado (SFSP) de IFC y MIGA, dotado de USD 2500 millones de la AIF-18, para movilizar inversiones del sector privado en países clientes de la AIF, centrando la atención en los países que solo pueden recibir financiamiento de la AIF (Estados frágiles y afectados por conflictos) mediante el respaldo de transacciones dirigidas por IFC y MIGA. La creación del SFSP se basa en el reconocimiento de que el sector privado es fundamental para el logro de los ODS y de los objetivos de la AIF-18, incluida la creación de empleos mejores y más inclusivos, al mismo tiempo que se tiene en cuenta la necesidad de ayudar a mitigar los impedimentos para la inversión del sector privado así como de ampliar la escala de las inversiones.

Encarar los desafíos que entraña atraer la inversión extranjera y hacer crecer el sector privado nacional en los mercados de frontera de países clientes de la AIF y de Estados frágiles y afectados por conflictos exige la eliminación de riesgos a nivel de los países y las transacciones. Las intervenciones a nivel de los países entrañan el fortalecimiento constante del entorno empresarial, que ya es una característica distintiva del compromiso de larga data de la AIF en los países de ingreso bajo.

Análogamente, IFC continuará prestando e intensificando sus servicios de asesoría, como las actividades de preparación de proyectos y otras de fomento de la capacidad. Estas actividades se verán más reforzadas por el Servicio de Asesoría para la Creación de Mercados de IFC, de reciente creación, que destinará recursos adicionales para el respaldo inicial y el fortalecimiento de la capacidad. A nivel de las transacciones, el SFSP ayuda a eliminar los riesgos de las inversiones transfiriendo una porción de los riesgos en las distintas transacciones de los participantes del sector privado, IFC y MIGA a la AIF a fin de que los proyectos de gran impacto, que de otro modo serían prohibitivos, sean viables.

Las inversiones pioneras productivas pueden ayudar a reducir la percepción del riesgo para los inversionistas, y abrir a estos países a un mayor volumen de capital nacional y extranjero, especialmente si se las coordina con reformas para establecer reglamentaciones, crear empresas y mercados de consumo, y generar externalidades para superar las fallas del mercado.

La adición del SFSP permite a la AIF profundizar su labor en el espacio de convergencia de la política pública y la inversión privada. El SFSP es un pilar clave de la estrategia 3.0 de IFC, que tiene por objeto abordar desafíos difíciles en materia de desarrollo mediante la creación de mercados y la movilización de inversionistas privados. También contribuirá a la estrategia a mediano plazo de MIGA para el período de los ejercicios de 2018-20, aumentando los esfuerzos de este organismo para acrecentar sus actividades básicas —que ya incluyen la concentración en los países clientes de la AIF— y ampliar su impacto en los Estados frágiles y afectados por conflictos.

El SFSP aprovecha el sólido apoyo que presta el GBM a las inversiones del sector privado en los países clientes de la AIF, por un total de más de USD 100 000 millones en la década pasada. Brinda a la AIF la oportunidad de hacer un uso estratégico de los recursos públicos para catalizar las inversiones privadas en estos mercados difíciles, y complementa el apoyo existente de la AIF para las reformas de políticas y del clima para los negocios.

EL SFSP SE VALDRÁ DE CUATRO MECANISMOS, A SABER:

  • Un Mecanismo de Mitigación de Riesgos (MMR) para otorgar garantías basadas en proyectos sin indemnidad soberana, en las que MIGA actúa como administrador, a fin de atraer inversiones privadas a los proyectos grandes de infraestructura y las asociaciones público-privadas (APP) respaldados por IFC.
  • Un Mecanismo de Garantía de MIGA (MGM) ) para ampliar la cobertura de las garantías de MIGA a través de la primera pérdida compartida y la participación en los riesgos, de forma semejante a un reaseguro, para inversiones como las correspondientes a infraestructura, agroindustria, manufactura y servicios, mercados financieros y APP.
  • Un Mecanismo de Financiamiento en Moneda Nacional (MFMN) to provide local currency solutions to reduce currency risk for impactful projects in countries where such solutions are absent or underdeveloped.
  • Un Mecanismo de Financiamiento Combinado (MFC) para combinar el apoyo brindado por el SFSP con inversiones pioneras de IFC en varios sectores que tengan un alto impacto en el desarrollo, como, por ejemplo, los de pymes, agroindustrias, salud, educación, vivienda asequible, infraestructura, mitigación del cambio climático y la adaptación a este.

EJEMPLOS DE POSIBLES INVERSIONES HABILITADAS POR EL SERVICIO DE FINANCIAMIENTO PARA EL SECTOR PRIVADO

EL MECANISMO DE GARANTÍA DE MIGA EN ACCIÓN

Los proyectos viables de gran escala en países clientes de la AIF y Estados frágiles y afectados por conflictos a veces no pueden ponerse en marca porque los aseguradores y reaseguradores privados carecen de capacidad para proporcionar mitigación de riesgos por montos considerables y a largo plazo. En consecuencia, MIGA no ha podido respaldar proyectos transformadores como el ejemplo de proyecto de energía de gran escala y a largo plazo que se resume más adelante.

El desafío

La energía hidroeléctrica tiene un enorme potencial en este país cliente de la AIF, donde tan solo el 16 % de la población tiene acceso a electricidad. Un proyecto por valor de 10 000 millones que se está estudiando proporcionaría 5000 megavatios (MW) de capacidad nueva, el doble de la producción actual de electricidad del país. Debido a la escala del proyecto, para que MIGA pueda proporcionar el apoyo necesario para el avance del proyecto, necesitará más cobertura de garantías que la que pueden proporcionar los reaseguradores privados.

La solución

Junto con múltiples fuentes de financiamiento, MIGA puede proporcionar cobertura de riesgos no comerciales por incumplimiento de obligaciones contractuales y de pago por terminación. A través del nuevo MGM, una asignación del SFSP de la AIF podría brindar entre USD 1000 y USD 2000 millones de cobertura de garantía adicional, habilitando así el proyecto pionero.

EL MECANISMO DE MITIGACIÓN DE RIESGOS EN ACCIÓN

El desafío

El sector eléctrico de esta pequeña economía de África occidental encara múltiples desafíos, incluidas redes pequeñas, escasa capacidad de generación de disponibilidad, gran dependencia de las importaciones, y generación mediante el uso de fueloil. Debido a la situación local, la energía solar fotovoltaica representa una oportunidad excelente de aumentar el abastecimiento de electricidad a precios competitivos y de garantizar la seguridad energética. La fragilidad financiera de la empresa compradora de electricidad y la inexistencia de un historial de pagos en virtud de acuerdos de compra de electricidad con productores independientes de energía eléctrica desalientan las inversiones privadas en el sector eléctrico.

La solución

IFC está tratando de financiar al primer productor independiente de energía solar del país, que puede recibir respaldo del GBM a través del MMR. La garantía en apoyo a la liquidez del MMR ayudaría a mitigar el riesgo de incumplimiento de pago por parte de la empresa compradora, en tanto que el seguro contra riesgos políticos de dicho mecanismo ayudaría a mitigar el riesgo de incumplimiento de contrato y de rescisión.

EL MECANISMO DE FINANCIAMIENTO EN MONEDA NACIONAL EN ACCIÓN

El desafío

En un país donde casi la mitad de la población vive por debajo de la línea de pobreza, IFC prevé respaldar la inversión de un operador de establecimientos hospitalarios para aumentar el acceso a atención de salud de calidad, y establecer estándares de excelencia. Sin embargo, el cliente está expuesto a altos riesgos cambiarios, y en el país no hay financiamiento a largo plazo en moneda nacional. En circunstancias normales, IFC emitiría un bono denominado en la moneda nacional. Sin embargo, en la práctica es difícil hacer coincidir el calendario y el programa de reembolso del bono con los del proyecto básico.

La solución

En asociación con la AIF, IFC emitiría un bono denominado en moneda nacional, y los recursos obtenidos de dicho bono se invertirían en títulos gubernamentales y corporativos hasta que se necesiten para el proyecto. A medida que el proyecto efectúe los pagos programados correspondientes al préstamo en moneda local otorgado por IFC, el efectivo deberá ser invertido y administrado localmente hasta el vencimiento de los pagos correspondientes al bono que financia el proyecto. Dado que, de conformidad con sus directrices sobre riesgos, IFC no puede absorber el riesgo crediticio de instrumentos de baja calificación crediticia en los que se invertiría el efectivo, el MFMN lo haría en su lugar. Al asumir el riesgo crediticio asociado con los instrumentos de gestión de la liquidez (bonos de Gobiernos locales y bonos corporativos), el MFMN de la AIF facilitará: 1) financiamiento en moneda nacional a un cliente del sector de atención de salud, y 2) la emisión de un bono de IFC en moneda nacional, lo que promovería la agenda del GBM en materia de desarrollo de los mercados de capital.

EL MECANISMO DE FINANCIAMIENTO COMBINADO EN ACCIÓN

El desafío

En este país cliente de la AIF, la generación de energía depende de las importaciones de diésel, lo que eleva los costos de la energía. Los proyectos viables de energía renovable y eficiencia energética han sido demasiado costosos para los inversionistas. Como resultado, hay un proyecto en particular que no ha logrado concretarse en los últimos tres años por falta de soluciones de financiamiento.

La solución

En asociación con un banco, IFC crearía un mecanismo de participación en los riesgos para respaldar una cartera de préstamos para proyectos de energía renovable y eficiencia energética en este país. IFC cubriría el 50 % del riesgo crediticio y el MFC del SFSP cubriría una primera pérdida equivalente al 20 % del monto máximo de riesgo que IFC puede cubrir.


Información sinóptica sobre el GBM y la AIF

La AIF, el BIRF, IFC y MIGA tienen capacidades claramente diferenciadas que, en conjunto, crean un marco integral para catalizar financiamiento y colaboración en países que a menudo no logran atraer inversiones privadas.

Respaldo proporcionado por la AIF para el desarrollo del sector privado: Alrededor del 38 % de los compromisos de la AIF en los últimos años se han concentrado en la creación de condiciones más propicias para la inversión privada, incluidos el marco regulatorio y las instituciones, ayudando así a catalizar inversiones y el crecimiento del sector privado. El apoyo de la AIF a sus clientes ayuda a consolidar las bases para la creación de economías resilientes. Dicho respaldo va desde la profundización de las reformas dirigidas a mejorar el clima de inversión hasta la creación de sólidos sistemas financieros y la expansión del acceso de los pobres al financiamiento. Las alianzas estratégicas a nivel regional y mundial complementan la labor de la AIF en el plano nacional y ayudan a amplificar el impacto en los países clientes.

Los países clientes de la AIF también constituyen una prioridad crítica para IFC: Las inversiones de IFC en países clientes de la AIF se han triplicado desde el ejercicio de 2005, y actualmente superan los USD 5500 millones anuales. IFC ayuda a promover un clima de negocios saludable mediante el respaldo a empresas, el fortalecimiento del gobierno corporativo, el establecimiento de normas y el fomento de la acción colectiva a nivel mundial. Desde 2007, IFC también ha aportado un total de USD 3200 millones de sus ingresos para apoyar la labor de la AIF. En el ejercicio de 2016, IFC realizó alrededor de un tercio de sus nuevas inversiones a largo plazo en países clientes de la AIF. Alrededor del 11 % de los proyectos de IFC, por un total de casi USD 1000 millones, correspondieron a zonas frágiles y afectadas por conflictos en todo el mundo.

Una de las principales prioridades estratégicas de MIGA consiste en respaldar inversiones en países clientes de la AIF: MIGA moviliza la participación del sector privado mediante el otorgamiento garantías contra riesgos políticos para inversiones en una amplia variedad de sectores, ayudando así a impulsar la inversión y a mantener el flujo de ingresos. En el ejercicio de 2015, MIGA otorgó garantías de inversiones por valor de USD 2800 millones; la mitad de los proyectos que recibieron respaldo están situados en países clientes de la AIF.

El BIRF opera en países de ingreso mediano y países más pobres solventes, promoviendo el desarrollo sostenible mediante préstamos, garantías, productos de gestión de riesgos y servicios de análisis y asesoría. Los países clientes de la AIF y del BIRF trabajan juntos a través del intercambio de conocimientos, la innovación, el aprendizaje sur-sur y el financiamiento.


ACERCA DE LA AIF

La AIF, el fondo del Banco Mundial para los países más pobres, otorga donaciones y préstamos sin interés o de bajo interés para proyectos y programas que impulsan el crecimiento económico, reducen la pobreza y mejoran la vida de las personas pobres. La labor de la AIF encara desafíos mundiales acuciantes como los conflictos, la fragilidad y la violencia, el cambio climático y la desigualdad de género, y promueve la gobernanza, el fortalecimiento institucional y la transformación económica.

Desde su creación en 1960, la AIF ha proporcionado medio billón de USD (a precios constantes de 2015) para inversiones en 112 países. Durante los últimos tres años, los compromisos anuales han sido de un monto medio de aproximadamente USD 19 000 millones, la mitad de los cuales con destinó a África.

En diciembre de 2016, más de 60 Gobiernos de países donantes y de países prestatarios acordaron una reposición de recursos de la AIF por un monto sin precedente de USD 75 000 millones. Con el financiamiento durante el período de la AIF-18, que se extiende del 1 de julio de 2017 al 30 de junio de 2020 se prevé respaldar lo siguiente:

  • Servicios esenciales de salud y nutrición para 400 millones de personas
  • El acceso a fuentes de agua mejoradas para 45 millones de personas
  • Servicios financieros para entre 4 millones y 6 millones de personas
  • Partos sin riesgos para 11 millones de mujeres a través del acceso a personal sanitario especializado
  • La formación de entre 9 millones y 10 millones de docentes en beneficio de más de 300 millones de niños
  • La inmunización de entre 130 millones y 180 millones de niños
  • La mejor gobernanza en 30 países a través de una mejor capacidad estadística
  • La capacidad de generación de otros 5 GW de energía renovable

 

For more, visit http://aif.bancomundial.org